- Este blog tiene musica. ¡No tengas miedo a encender los altavoces! -

(Suena: The end - The Doors)

viernes, 23 de noviembre de 2007

Ojazos

viernes, 23 de noviembre de 2007

El viernes por la tarde a eso de las 9:15 estaba en el autobús, aburrido y abandonado. Busqué mi mp3 y no estaba. Lástima… Me puse a mirar a través de los cristales del autobús pero no me entretuve en absoluto, al contrario. Siempre las mismas calles, los mismos semáforos, las mismas tiendas… Así que empecé a observar a la gente del autobús, que para variar iba lleno hasta los topes. Pero no me fijé en como vestían ni en la chica guapa de turno. Me puse a mirar sus almas. Cómo, os preguntareis, pues mirándoles a los ojos.

Mi primer objetivo fue una chica rubita que se había sentado justo enfrente de mí. Sus ojos eran marrones claros y continuamente miraba abajo a su derecha. No eran feos pero les faltaba esa chispa, ese brillo que les da personalidad. Quizás hubiese tenido un día duro o puede que estuviese cansada, quien sabe. Rápidamente me la imagine como una chica callada y algo tímida. Y sin saber porqué supuse que era extranjera, del este, más concretamente. Unas pocas paradas después se bajó. Pero no sin antes despedirse de una mujer que estaba a su lado. En ese momento, dos de mis hipótesis se confirmaron. La primera, que era extranjera. Y la segunda, que no era habladora.

Mi segundo objetivo fue un hombre regordete que se sentó en el sitio de la chica extranjera. Este hombre tenía una mirada compasiva, sincera, honesta y humilde, pero algo triste. Al instante, lo idealicé como el perfecto padre y marido. Educado, amable, cariñoso… todo un modelo a seguir. Pero esa mirada reflejaba dolor. Y yo no sabia si físico o espiritual. ¡Qué intriga! Por suerte para mi curiosidad, no mucho después sacó su mano izquierda del bolsillo de su chapetón. Y en su mano encontré la respuesta a mis dudas. Tenía el dedo corazón vendado, parecía que por un corte... Segundo acierto.

Mi último blanco fue una chica preciosa que subió acompañada de quien parecía ser su madre. Era más bien bajita y de su cuerpo nada sé, pero eso no es importante. Tenía la nariz pequeña y respingona. Lo que se llama una nariz simpática. Sus labios eran carnosos y su pelo negro, liso y con raya a un lado. Igualito al de Rihanna. Pero lo mejor con diferencia eran sus ojos. ¡Vaya ojazos! Grandes, claros y de color miel. Enmarcados por unas atractivas pestañas largas y oscuras. Una autentica maravilla. Como es lógico, no pude apartar la mirada de tan perfecta obra de arte. Mi insistencia así como mi falta de disimulo, debió llamar su atención por que me miró fijamente. Le aguanté la mirada hasta que ella acabó apartándola. ¡Primer asalto ganado! Pero en el segundo duelo de miradas fui yo quien tras unos segundos acabé mirando al suelo. La cosa había quedado en tablas, o al menos eso creía yo. Al rato me sentí observado, mi radar me alertaba. Levanté la mirada y allí estaba ella, mirándome. La miré fijamente y a Dios puse por testigo de que esta vez no apartaría la mirada. No se el rato que estaríamos mirándonos. Creo que lo que tarda el autobús de llegar de una parada a otra. Pero cuando me creía vencedor del duelo, esa chica me lanzó una sonrisa que por supuesto le devolví. ¡Eso si que no lo esperaba! Por desgracia la plaza Mozart estaba cerca y yo me tenía que bajar. ¡Malditos amigos! ¿Por que se me habría ocurrido quedar para echar una cerveza si ya habíamos quedado el jueves? El caso es que al bajar pasé por su lado y nos despedimos en silencio, con la mirada, hasta la próxima...

12 Ideas:

una loca linda dijo...

un verano, hace alguno años viajamos con mis papas a una cuidad con mar y playas... el primer día nabía muy poca gente, porque todavía no había empezado la temporada... el segundo día, una familia se acommodó en la playa, no muy lejos nuestro... tenían un hijo, de mi edad supuse yo... y asi como vos, yo acostada sobre mi toalla en la arena lo empecé a mirar... todo el día, era mi entretenimiento... cuando me iba del mar, cuando volvía, mientras tomaba sol... y él se dio cuenta, y también me miraba... así fueron varios días, hasta que un día yo me fui a caminar sola por la orilla, depsués de algún tiempo escucho que alguien me dice "espera, cómo te llamas?"... yo me puse toda colorada, y fuimos a caminar juntos... el resto de los 15 días de vacaciones me la pasé con él, y al día de hoy, todavía chateamos... pero nunca más nos vimos...
gracias por pasar por el blog, y muy lindo el tuyo..
te dejo un besote!

Miguelo dijo...

mi primer comentario q ilusion !!!

vaya que historia mas bonita y por cierto gracias a ti por leer el mio.

Katrina dijo...

Esos encuentros fugaces son curiosos. Yo me monto auténticas historias a lo Danielle Steel un rato después pero es una lástima como al pasar las horas esa cara que te pareció preciosa empieza a difuminarse.

Yo siempre veo chicos que me gustan cuando ellos van en autobús y yo andando. Es un encuentro fugaz, un cruce de miradas rápido, pero algo te deja un tanto helada.

Saludos!

Atenea dijo...

Una entrada entrañable… creo que la fantasía del autobús nos ha pasado a todos. Esos creces de miradas que esconden un “no me importaría conocerte” son impagables… es una gran alternativa si te has olvidado el mp3 o las pilas se han acabado.
Interesante tu blog, te agrego al mío ;)

Saludos.

Miguelo dijo...

Atenea, te agregaré cuando sepa como se hace jjj. Se lo preguntaré a un amigo que es un gran blogero

Me encanta eso de:

"cruces de miradas que esconden un no me importaría conocerte"
Es una frase muy bonita y dice mucho, le habría ido como anillo al dedo a esta entrada.

Fanático dijo...

las miradas del bus, todo un tema. yo estoy ahi con la teleca, jeje, es realmente obvio.

por cierto, menuda capacidad de deduccion, mirando a los ojos, jeje

Mara dijo...

jaja, sicoanalista de ojos, interesante. ¿Qué verías mirando a los míos? Qué intriga jeje

Miguelo dijo...

huy pues no se, todo es probar... jjj

Mafer dijo...

Que bonito post,cuanto te pueden decir los ojos de una persona por mas que no la conozcas... ahora imaginate cuando los conoces, no podemos escondernos atras de ese par de delatores.. jaja

Tambien es muy chido probar con sonrisas,recibir una sonrisa no esperada te hace el dia... nunca lo he intentado en el autobus pero si en algun otro lugar publico...

Saluditooos

Miguelo dijo...

Mafer tienes razon, los ojos dicen mucho. mas de lo que yo creia.

Probare con sonrisas y te cuento jjj. Por cierto, me encanta la musica de fondo de tu blog.

CaprichosaMafalda dijo...

Eooooooo!!! llego tarde, pero he seguido tu consejo y me he leido el post!! me ha encantado!!!

Un día podríamos quedar e ir los dos a Identity!!! jajajaa

petunicus

Miguelo dijo...

bua ganábamos de calle jajaja

 
12 MIRADAS © 2008. Design by Pocket